«Una familia sólo se plantea problemas que es capaz de resolver»

Guy Ausloos

Cuán importante es poder entender los diferentes momentos por los que andamos durante el camino de la vida, observar al otro, a nosotros y a nuestras relaciones transformarse y evolucionar. La complejidad aumenta cuando tenemos en cuenta que nuestro ciclo de vida se entrelaza con el de nuestros hijos y el de nuestros padres.

¡Las situaciones a las que dar respuesta se multiplican! Nos puede asustar sentir que no somos capaces y quedarnos atrapados sin saber por dónde seguir. Pero también podemos mirarlas como oportunidades para conocer, comprender, compartir y crecer juntos. Cuando los padres asumen la responsabilidad con valentía de unirse a una aventura con unos desconocidos especialistas para compartir sus dificultades, entendemos que lo mejor que podemos hacer es recoger sus vivencias con el máximo respeto y ponernos manos a la obra en colaboración con ellos.

Se espera de los padres y madres que puedan acoger y dar contención a sus hijos al mismo tiempo que puedan impulsarlos hacia su crecimiento y autonomía, casi como una cama elástica: dan la opción a los niños de saltar, descubrir, sentir…, sin dejarlos caer, acogiéndolos, entre un “adelante” y un “aquí estoy”. Y a esta misión se añaden las adaptaciones a las características diferentes de cada menor.

¡Sólo por intentarlo las familias ya merecen un aplauso! A pesar de la complejidad de la tarea, las familias, aun sin darse cuenta, suelen tener los recursos necesarios para solucionar los problemas que se plantean. Nuestro trabajo a menudo consiste en colaborar con ellas para re-activar los recursos y el crecimiento bloqueados.

La forma más cuidadosa y también la más rigurosa que conocemos de acompañaros en estos momentos es en pareja. La co-terapia nos permite construir un espacio más rico, abarcar los diferentes niveles de complejidad que están en juego en el espacio terapéutico, y afrontar así con mayor probabilidad de éxito nuestra tarea.

Si antes hablábamos de lo complejo de cuando se unen ciclos de vida diferentes dentro de una misma familia, ¿qué hay del ciclo de vida, estados de ánimo y puntos de vista personales del profesional? ¿pueden ser una distorsión o más bien una herramienta? Trabajar codo con codo hace más fácil que las cualidades personales de los terapeutas sean una fortaleza y enriquezcan el espacio conjunto, en lugar de contaminarlo. La mutua supervisión aumenta la calidad de nuestro trabajo.

SOBRE NOSOTRAS

Nuestra profesión nos unió tanto en espacios de docencia como de atención a familias y desde el principio nos resultó sencillo y enriquecedor trabajar juntas.

Más sobre Clara Molina Pérez:

Soy Licenciada en Psicología en 2011. Especialista en Psicología de la Salud (2014) y terapeuta familiar y de pareja (2019).  Paralelamente inicié mi andadura laboral con el emprendimiento, disfrutando de compartir conocimiento con compañeros de profesión decidimos poner en marcha Asociación IMAGINA un proyecto gestado desde la humildad, ilusión, ganas de aprender y siendo principiantes, que me permitió conocer las corrientes humanistas de intervención y el trabajo con grupos. En esta época sentía mucha energía y no paré de hacer cosas, de probarme, vivía todo como un reto estimulante, por lo que tuve la oportunidad de trabajar en el sector de la neuropsicología con Daño Cerebral Adquirido y Demencias, siendo tremendamente interesante para mí la parte neurológica de nuestro comportamiento, emociones y vivencias, también trabajé con personas mayores y con cuidadores/as, así como en investigación.

Mi curiosidad innata me llevó unos años después a cambiar de rumbo y descubrir el apasionante mundo de la adolescencia, centrándome en intervención con población juvenil y familias en situación de conflicto y vulnerabilidad social, trabajando en centros residenciales, en centros abiertos y en intervención comunitaria y a domicilio. Esto me llevó a interesarme por otras corrientes de intervención más cercanas a mi personalidad y que, a mi parecer, me permitían una mejor visión de las situaciones con las que me iba encontrando y una forma de proceder más idónea para acompañar a las familias y chavales con los que me encontraba, así descubrí en el modelo sistémico-relacional la mejor pista donde esquiar. Entre 2014 y 2019 me formé como Terapeuta Familiar y de Pareja en el Centro de Terapia Familiar de Murcia, trabajando paralelamente en la intervención especializada en problemática conductual infanto-juvenil en el tercer sector. Todo esto lo seguía compaginando con la docencia y el trabajo con grupos, colaborando con diferentes entidades.

Hasta ahora lo que me ha enseñado mi profesión es a nutrirme de las experiencias y saber que hay que cultivar un espacio para reposar y aprender. Siguiendo este mantra y sin dejar de ver lo emocionante de adentrarme en lo desconocido, comienzo a colaborar con otros compañeros/as de profesión, entre ellos con Teresa Gajate y su Proyecto Psicología Luciérnagas.

Sobre Teresa Gajate Vergés puedes leer más pinchando aquí http://psicologialuciernagas.com/teresa-gajate/

Equipo de co-terapia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

RECHAZAR ACEPTAR
Aviso de cookies